Secadora de Ropa

La Guía definitiva sobre

GUÍA DE COMPRA DE SECADORAS DE ROPA

El ritmo ajetreado de vida, el estrés, la necesidad de dedicarnos un tiempo de ocio, de disfrutar de las relaciones personales, familiares o de buscar simplemente momentos de descanso, son razones más que suficientes para comprar una buena secadora.

Una secadora de ropa siempre nos va a permitir tener la ropa limpia, seca y casi sin arrugas en muy poco tiempo. Y, sobre todo, ganar tiempo y tranquilidad.

Y, especialmente, ni te lo pienses cuando se hace imposible o demasiado engorroso tender la colada al aire libre o en un recinto cerrado sin humedad para que se seque.

Comparativa de las mejores secadoras de ropa del mercado:

¿Qué secadora comprar?

En este apartado hemos destacado las secadoras más vendidas del mercado y las últimas novedades, para ayudarte a hacer una inversión adaptada a tus necesidades. Por supuesto, en el mercado hay muchas más recomendaciones, pero nuestro equipo de profesionales ha seleccionado estas para ti:

¿Qué es una secadora de ropa?

Una secadora de ropa es un electrodoméstico que se utiliza para secar la ropa después de su lavado. En los últimos años, cada vez son más los hogares que disponen de este electrodoméstico.

La secadora de ropa se está convirtiendo en un imprescindible de muchos hogares. Y puede ser tu caso:

  • Si vives en una localidad donde el clima es muy húmedo o suele llover mucho, y tu colada tarda mucho en secarse.
  • Si algunas veces te ocurre que necesitas tener una prenda lista en poco tiempo, ¡ya!
  • Si tienes en cuenta que cada vez en más ciudades la normativa prohíbe tender la ropa en los balcones y los patios interiores tienden a desaparecer en las nuevas construcciones.

¿Cómo se usa una secadora?

Para obtener el mejor resultado de secado, los tejidos mejor cuidados y la prolongación máxima de la vida útil de la secadora así como el mínimo  consumo de electricidad, te damos unos consejos de utilización.

como se usa una secadora

 

  1. Lo primero que tienes que hacer es echar un vistazo a la etiqueta de las prendas que introduzcas en la secadora. Las prendas rellenas de espuma o tejidos de plástico, o las de lana, suelen llevar una etiqueta con el texto de “no usar en secadora”. Si las metemos igualmente, se pueden dañar tanto la prenda como el electrodoméstico.

  2. Se aconseja dejar alrededor de un 20% del tambor libre de ropa, logrando así que la ropa tarde menos tiempo en secarse y, por lo tanto, un ahorro de energía. Por otra parte, de esta forma, la ropa no se arruga tanto y se estropea menos.

  3. Establece el tiempo de secado según las características del tejido y el grado de humedad que tenga.

  4. Si utilizas secadoras de ropa de condensación, asegúrate de haber vaciado del depósito de agua antes de usarla.

  5. Las secadoras, como absorben y expulsan aire caliente, suelen acumular una gran cantidad de polvo que puede afectar a su sistema de ventilación. Antes de conectarla, asegúrate de que los conductos estén limpios.

  6. Por la gran cantidad de calor que generan, no es conveniente colocarlas en terrazas o habitáculos exteriores donde las bajas temperaturas provocan un mayor gasto energético del electrodoméstico para alcanzar la temperatura que necesita para realizar el secado.

  7. Revisa siempre que la secadora esté en buenas condiciones y alargarás su vida útil.

¿Cómo elegir tu secadora de ropa?

Hay una secadora específica para cada hogar, según las necesidades de las personas que lo habitan, el número y el condicionamiento del espacio físico donde vamos a colocarla.

Para la elección correcta de un sistema u otro de secadora te señalamos lo que has de tener en cuenta:

Dependiendo del tipo de prenda que se vaya a tratar habrá que seleccionar una u otra opción. Uno de los puntos importantes a la hora de comprar secadoras, sobre todo en las portátiles, es comprobar que la secadora tiene un programa de lana, para toallas, para lencería, microfibra

Es imprescindible elegir modelos que traten la ropa de forma adecuada, adecuando su funcionamiento a cada tipo de tejido. En algunos modelos podemos encontrar el modo “soft”, idóneo para un acabado de alta calidad.

Funciones para cada tipo de ropa

funciones secadoraDependiendo del tipo de prenda que se vaya a tratar habrá que seleccionar una u otra opción. Uno de los puntos importantes a la hora de comprar secadoras, sobre todo en las portátiles, es comprobar que la secadora tiene un programa de lana, para toallas, para lencería, microfibra

Es imprescindible elegir modelos que traten la ropa de forma adecuada, adecuando su funcionamiento a cada tipo de tejido. En algunos modelos podemos encontrar el modo “soft”, idóneo para un acabado de alta calidad.

Tipo de secadora y lugar de ubicación

secadora en oferta

En función de nuestras necesidades debemos apostar por un tipo distinto de secadora. Cada una de ellas ofrece unas características que hay que analizar antes de la compra:

  • Las secadoras de condensación no requieren instalación específica, únicamente es necesario asegurar una toma eléctrica. Por lo tanto, la podemos colocar prácticamente en cualquier lugar.

  • La secadora de evacuación requiere una ubicación cercana a una pared exterior o ventana, que no exija más de dos metros de tubo de expulsión del vapor de agua, pues a más distancia el precipitado del agua líquida se podría producir en el propio tubo de expulsión y no en el exterior.

  • Si nos inclinamos por la economía del consumo de una secadora de gas, hemos de contar con instalación de gas si el hogar no dispone de ella.

  • También puede ocurrir que no haya el espacio suficiente en el hogar como para integrar una secadora estándar, tradicional, de grandes dimensiones. En estos casos, las secadoras portátiles pueden ser la opción aconsejable

Precio

precio secadora

El precio de las secadoras no es el factor que más ha de pesar en nuestra elección pues a menudo un mayor precio de compra suele ir asociado a un menor consumo y mayor eficiencia energética.

El precio de la secadora de condensación es más elevado que el de la secadora de evacuación. Asimismo, el precio del los electrodomésticos con mayor eficiencia energética también es más alto.

Consumo y eficiencia energética

consumo electrico secadora

Por nuestra economía y por conciencia ecológica, el consumo se ha convertido en un factor clave a la hora de elegir nuestros electrodomésticos.

El tipo de secadora que elijamos es de vital importancia a la hora de tener controlada nuestra factura de consumo.

Por ejemplo, una secadora de condensación consume de media hasta la mitad de energía que una secadora de evacuación. Son más eficientes energéticamente.  Pero, siendo cierto que el precio suele ser más elevado, también hay que decir que finalmente a lo largo de su vida útil se amortiza por su menor gasto energético.

En cualquier secadora podemos comprobar que tenga el mínimo de consumo asociado, es decir, analizando su certificación energética. Por ley, la Unión Europea exige que el fabricante indique lo que cualquier electrodoméstico consuma.

Para ello, podremos confirmarlo a través de la letra que incluyan en su etiqueta (de la A, en color verde, a la G, en color rojo, de mayor a menor eficiencia energética respectivamente) y uno o varios símbolos “+”, que cuanto más sean, mejor eficiencia energética indican. Los modelos con mayor número de “+” suelen ser más complicados de encontrar, además de que son más caros.

Capacidad: entre 6 y 9 kilogramos

capacidad secadora

La capacidad de carga hace referencia al total de kilos (Kg) de ropa mojada que podemos introducir en la secadora para que se seque de manera adecuada.

A la hora de elegir una secadora es importante este aspecto, siendo recomendable que la capacidad de la secadora sea algo superior a la de la lavadora ya que la ropa mojada pesa más que la seca y sin embargo ocupa menos espacio.

Si por ejemplo tenemos una capacidad de carga de 6 kilos una opción recomendable sería la de una secadora de 7 kilos. Las hay también de 9 kg. de capacidad.  Los modelos más habituales, de instalación fija, suelen tener una capacidad de carga que oscila entre los 6 y los 9 kg; los modelos portátiles suelen tener una capacidad más ajustada, entre 4 y 5 kg aproximadamente.

Adaptación al peso de la ropa

Hay secadoras que se adaptan a la cantidad de ropa introducida y realizan un menor consumo de energía con programas específicos de ahorro de energía.

Tanto las secadoras de condensación como las de evacuación pueden llevar un sistema de temporización para señalar el tiempo deseado de secado, o de sensores electrónicos que detectan el grado de humedad de la ropa y finalizan el funcionamiento al llegar al grado de secado predeterminado.

Si la secadora se va a usar para secar ropa de 2 ó 3 personas sería recomendable un modelo que tuviera unos 7 kg de capacidad de carga.

En función del número de personas

Si se va a usar para 1 ó 2 personas, una capacidad de 6 kg será suficiente.

Para más de 4 personas, la capacidad recomendada es a partir de 8 kg. En este caso, la opción de una secadora portátil la desaconsejamos y recomendamos claramente una secadora tradicional de capacidad suficiente.

Ruido: cuestión de decibelios

El volumen del sonido de los electrodomésticos lo veremos expresado en “dB”, decibelios. Este volumen es siempre importante por la contaminación acústica y el estrés al que nos puede someter si es muy alto, lo que deterioría nuestra salud.

Pero, además, también es un factor que hay que tener muy en cuenta si vamos a utilizar la secadora sobre todo por la noche.

El nivel de ruido aceptable no debe superar los 65 dB. De ahí hacia abajo, cuanto mejor sea, mejor para nuestra tranquilidad y salud. Por la importancia de este factor, algunos modelos están fabricados con paneles especiales para amortiguar la vibración, bajando los decibelios de ruido y favoreciendo además el tiempo de vida útil.

¿Qué tipos de secadoras existen?

Existen hasta 7 tipos distintos de secadoras, en función del sistema de secado que utilizan, su tamaño, ubicación o el lugar en el que tienen la puerta para introducir la colada. 

Secadoras de Evacuación

Fueron los primeros modelos en salir al mercado. El funcionamiento de una secadora de evacuación es el siguiente: el aire caliente se produce gracias a unas resistencias eléctricas que se cargan con la humedad de la ropa cargada en el tambor.

Este aire húmedo es expulsado a través de un tubo que debe tener salida al exterior (abertura en la pared o similar)

El funcionamiento de una secadora de evacuación es el siguiente: el aire caliente gracias a unas resistencias eléctricas se carga con la humedad de la ropa cargada en el tambor. Dicho aire húmedo es expulsado al exterior a través de un tubo que debe tener salida al exterior (abertura en la pared o similar)
Indesit IDV75EU Con Capacidad de 7 Kg.

Secadoras de Condensación

Son aquellas en las que el vapor de agua generado durante el secado se condensa y recoge en un depósito que se debe irse vaciando periódicamente.

En una secadora de condensación el aire se calienta a través de unas resistencias. Este aire caliente seca la ropa húmeda. Al contrario que las de condensación, estas secadoras reaprovechan el aire, por lo que se ahorra energía con respecto a las de evacuación.

secadora de condensacion
AEG T8DBG842 Independiente Carga frontal 8kg A++

Secadoras de Bomba de Calor

El calentamiento por bomba de calor es hasta 3 veces más eficiente que el calentamiento por resistencias utilizado en las de condensación

Este aire caliente se lleva a un evaporador donde se le libera de la humedad. El agua cae a un depósito o directamente por un desagüe. El aire vuelve al bombo y se reutiliza. La duración del secado quizá sea superior a las de condensación, pero su eficiencia energética hace que merezcan la pena.

Bosch Serie 6 WTG85230EE Independiente Carga frontal 8kg

Secadoras de Gas

La fuente de energía que utilizan estas secadoras es el gas, por lo que es necesaria una instalación.

Su gran ventaja es, precisamente, el menor precio del gas respecto a la electricidad que requieren el resto de los modelos.

secadora de gas
Rinnai Secadoras de gas Seco Soft 6

Secadora de Ropa Portátil

Las secadoras portátiles tan sólo necesitan una toma eléctrica para funcionar.

¡Atención – Importante! La secadora portátil es de condensación o de bomba de calor, sin opción de evacuación por no poder realizar instalación con salida al exterior, que impediría su movilidad.

El modelo de secadora portátil ofrece una carga entre 4 y 5 kg aproximadamente. En el caso de que deba dar servicio a una casa con más de 2 personas, habrá que desaconsejar la opción de la secadora portátil por el mayor tiempo y gasto energético para secar la colada.

SECAMATIC TURBO PLUS DE XSQUO USEFUL TECH

Secadora de Carga Superior

Como alternativa a las secadoras de carga frontal, podemos optar también por las secadoras de carga superior, más cómodas de utilizar e incluso más económicas en muchos casos.

Este modelo es muy recomendable para personas con lesiones y dolores de espalda, así como para dificultar el acceso al manejo de los niños más pequeños de la casa.

También ofrece la ventaja de disponer de diversos tamaños, encontrando modelos y soluciones para los diferentes espacios.

Indesit BTW A61052 (EU) Independiente Carga superior 6kg A++

Secadoras pequeñas

Dependiendo de la marca y el modelo, las secadoras normales tienen unas dimensiones de:

  • Ancho: 68,6 hasta 76,2 cm
  • Alto: 101,6 a 109,22 cm
  • Profundidad: 56 a 66 cm

Sin embargo, en el mercado existen también secadoras de ropa pequeñas. .

Existen inclso de 3 kg de capacidad, que pueden ser instaladas incluso colgadas en una pared.

secadora pequeña
Secadora doméstica pequeña pequeña Alta Capacidad Ropa de protección UV

¿Cuánta energía consume una secadora?

El consumo medio de una secadora es de 270 W / hora. Multiplicando las horas de duración del ciclo de secado por las horas al mes que utilizamos la secadora, nos dará un resultado aproximado del consumo de nuestro electrodoméstico.
Para ajustar más el importe a la realidad de nuestro bolsillo, hemos de considerar dos factores:

1. Según el tipo de secadora:

Según el tipo de energía que utilizan para su funcionamiento, gas o electricidad, el consumo de las secadoras varía.

Las secadoras a gas natural consumen una cantidad de energía muy similar a las secadoras eléctricas pero realizan el secado en menos tiempo que una eléctrica. Además, el coste del gas es inferior al de la electricidad, por lo que la diferencia respecto a una secadora eléctrica es importante. Con el tiempo, el uso de la secadora de gas la inversión de la posible instalación queda  amortizada. No obstante, también debemos apuntar a que aún no hay muchos modelos en el mercado y que las marcas parecen apostar por las eléctricas.

En el caso de las secadoras eléctricas también dependerá de si es de condensación, evacuación o de bomba de calor y la calificación energética que tenga.

Una secadora de condensación  aprovecha el aire una vez que le ha quitado la humedad y lo vuelve a meter en el tambor. Es decir, recicla el aire y no tiene que calentarlo siempre desde el cero. Eso implica un importante ahorro.

La secadora de bomba de calor calienta el aire a través de un motor, no mediante una resistencia. Por lo tanto, esta secadora consume menos electricidad, incluso hasta tres veces menos que una secadora sin bomba de calor. ¿Por qué? Porque aunque son más caras, se amortizan por el ahorro que suponen en la factura de la luz, consumiendo menos kilovatios por ciclo.

En el caso de las secadoras de evacuación, aunque son más económicas tienen mayor consumo energético.

2. Según su certificación energética:

La clasificación energética de las secadoras se representa con las primeras letras del abecedario siendo la A la que mayor eficiencia energética tiene y la D la que menos. En la actualidad apenas se venden secadoras con clasificación energética C ó D. Existen tres niveles superiores por encima de la categoría de la A: secadora A+++, secadora A++ y secadora A+.

Las secadoras con bomba de calor y clasificación energética A+++ son las que menos consumen.

Para tener una referencia, en función de las marcas de las secadoras, una secadora con bomba de calor y una clase energética A puede consumir unos 273 KWh/año. Si optamos por A+++ el consumo bajaría a 146KWh/año.

Última actualización el 2019-04-05 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados